domingo, 8 de febrero de 2009

Nunca intervengo en la foto, mirar es haber visto



El fotógrafo Carlos Pérez Siquier nació en Almería en 1930. Tras pasar por la Escuela de Artes y Oficios de su ciudad natal fundó el grupo de fotografía AFAL (Agrupación Fotográfica Almeriense). Esta institución marcó la historia de la fotografía moderna e influenció de muy diversa manera a los grandes fotógrafos catalanes y madrileños cuya obra sigue estando entre lo más grande de la fotografía española: Oriol Maspons, Xavier Miserachs, Cualladó, Schommer, Masats... La vanguardia fotográfica en los 50 estaba en Almería ¿?

Entre 1957 y 1972 dedicó extensos reportajes fotográficos en blanco y negro a la vida cotidiana del barrio de pescadores de La Chanca, en la capital almeriense. Más adelante ha dedicado otros reportajes a las escenas cotidianas de los pueblos turísticos de la Costa de Almería durante los años 70 o al Parque Natural de Cabo de Gata.

En 2002 presentó una exposición sobre las medianeras de Almería. A tal fin Antonio Orejudo escribió en El País: “Las medianeras son las paredes que están en medio, los muros que separan, pero que al mismo tiempo unen (y éste es su principal valor metafórico), dos construcciones adosadas. Las paredes medianeras no se ven hasta que uno de estos dos edificios es derribado. Algunas veces caen los dos y en el solar que ocupaba uno de ellos se alza una obra nueva que exhibe una pared ciega en su lateral; es la medianera, la superficie que le servirá de unión y de separación con el edificio contiguo. Pueden pasar años antes de que la casa que queda en pie vuelva a unirse. La marca de la amputación, brillante como una cicatriz, se incorpora al paisaje urbano como una fachada inversa. En Almería, traseras y medianeras saltan a la vista por todos lados.”

Preguntado por la cámara que utiliza, responde:
"Una que tenga un agujero para mirar. Las pantallas sólo me interesan para ver el cine. Todo es cuestión de mirar con sensibilidad e inteligencia".

En 2008 ilustró el recomendable libro de Antonio Orejudo, "Almería, crónica personal". Libro ya citado en este blog por el inefable Neftalí.

A sus 79 años, haga lo que haga, a las 19.30 corta para prepararse un gin tonic.

4 comentarios:

Jorge Fernandez dijo...

"Una que tenga un agujero para mirar. Las pantallas sólo me interesan para ver el cine. Todo es cuestión de mirar con sensibilidad e inteligencia".

Esa frase vale su peso en oro. Yo siempre lo digo, la camara no hace al fotografo. Hay gente que con una analogica de 10€ de un solo uso hace mucho mejores fotos que el que tiene una EOS de Canon ultimo modelo

Miguel Ángel dijo...

Hombre, Jorge, que alegría verte por aquí. Muy bienvenido.
Impresionante el hallazgo de este fotógrafo. La verdad es que no lo conocía.
Tambíén me encanta la frase con la que cierro el post. Ojalá que con 80 años me pueda tomar todos los días un gintonic.

txema dijo...

No conocías a este artista, y sin embargo, has estado en los toros muchas veces sentado a escasos centímetros de él.
Yo si lo conocía. Hace pocas fechas dieron en Canal Sur un reportaje sobre su obra.

Miguel Ángel dijo...

Joder, nunca me había fijado.